FAULT TOLERANCE DE VMWARE

Caso de éxito

Se ha puesto en marcha el Fault Tolerance de VMware en dos CPD para tener una alta disponibilidad con tolerancia total a fallos en varias máquinas virtuales. Es un sistema síncrono activo-activo. Puede consultar otras instalaciones asícronas activo-pasivo con Disaster Recovery.

En el CPD principal se han instalados dos servidores Dell PowerEdge R730 con procesador Intel Xeon E5-2698 v4 de 20 núcleos, dos cabinas de discos Dell EMC Unity 300 configuradas con VMware vSphere Enterprise Plus y gestionadas con VMware vCenter Server.

La configuración de la red se realiza mediante iSCSI a 40 Gb. con tarjetas de red Intel Ethernet Converged Network Adapter XL710-QDA2 de doble puerto con electrónica de Netgear, dos switches redundantes XSM4324S.

El CPD secundario está unido mediante fibra mono modo en redundancia a 20 Gb. y consta de un servidor Dell PowerEdge con el mismo procesador y una cabina de discos Dell EMC Unity 300, conectadas mediante iSCSI a 40 Gb. de forma redundante.

VMware Fault Tolerance se instala en una máquina virtual del CPD principal y crea una segunda máquina virtual en el CPD secundario que funciona en conjunto con la máquina virtual en la que se ha habilitado Fault Tolerance. Esta máquina virtual se encuentra en un host diferente del grupo y funciona en sincronía virtual con la máquina virtual principal. Cuando se detecta un error, (ya sea en un servidor, en la cabina de discos o fallo total del CPD principal), la segunda máquina virtual toma el lugar de la primera con una inapreciable interrupción del servicio.